13 de marzo de 2007

¡GRACIAS, MAJESTAD!

El Rey corrige a Zapatero en Argelia y apuesta por la "libre determinación" para el Sáhara Occidental
El rey Juan Carlos con el presidente argelino
El Rey Juan Carlos I ha intentado reparar el daño causado por el presidente del Gobierno español en la cuestión del Sáhara y ha abogado ante el presidente Buteflika, durante una recepción oficial en Argel, por una solución política "justa, duradera y mutuamente aceptable" para la ex colonia, que incluya la "libre determinación". El pasado 6 de marzo, en su visita oficial al reino alauita, Zapatero dio el visto bueno a su plan unilateral de autonomía para el Sáhara. Como consecuencia, Argelia el lunes, en la víspera del viaje de Estado de los Reyes de España al país magrebí, anunció una subida del precio del gas. El ministro de Exteriores, por su parte, también ha salido al paso de la polémica sobre el Sáhara.
L D (EFE) En su segundo viaje oficial a Argelia, el Rey Juan Carlos I hizo una referencia sobre el conflicto saharaui, intentando enmendar el error cometido por el presidente del Gobierno socialista el pasado día 6 de marzo, al arrimarse a la postura alauita en el contencioso que mantiene con la ex colonia española.
Durante una comida ofrecida el presidente Buteflika, el monarca instó a tomar una solución política "justa, duradera y mutuamente aceptable" para el Sahara Occidental que pase por la "libre determinación”. Y añadió "como ha puesto recientemente de relieve mi gobierno". Lo dijo como si tratarse de rescribir las declaraciones de Zapatero en Marruecos en las que, por primera vez en la diplomacia española, se abandonó el principio de “neutralidad activa” para apoyar a Rey Mohamed VI. El presidente socialista dijo que el programa de autonomía para la ex colonia española “era una buena oportunidad”. Hacía, de este modo, oídos sordos al rechazo conocido del Frente Polisario a un plan que le niega su derecho a un referéndum en el que se incluya la autodeterminación.
Sea como fuere, lo cierto es que tras este movimiento del Gobierno español, Argelia este lunes, en la víspera de la llegada de los Reyes, anunció una subida del gas un 20 por ciento.

Con todo, el monarca brindó por el fortalecimiento de las relaciones entre España y Argelia, ya de por sí "estrechas y privilegiadas" y dejó claro que son una prioridad de primer orden para España.
Don Juan Carlos aprovechó para invitar a las empresas españolas a que se involucren "plenamente" en este país magrebí. El almuerzo que tuvo lugar en el Palacio del Pueblo se celebró después de un encuentro entre ambos jefes de Estado, en el que pasaron revista a la agenda bilateral y a cuestiones de índole internacional.
La alianza del Gobierno socialista con el Reino alauíta resulta doblemente molesta para Argelia. Primero porque significa el alineamiento de un actor que se creía neutral (España) con su enemigo tradicional y acérrimo; y segundo, porque la aprobación del plan de autonomía va en contra de su apuesta estratégica por un Sáhara independiente.
------------------------------------------------------------------------------
Magnifico, ¡qué luego se queje de este Jefe de Estado! Ha sacado las castañas del fuego a España, enfrentándose al Gobierno pero, como debe de ser, echándole un cable. Incluso, algo que me ha encantado, por su brillantez y sensatez: Don Juan Carlos no ha mencionado la "autodeterminación", sino la "libre determinación". En un político español que defienda la unidad de España, no puede tener menor cuidado, el Rey no puede utilizar el término autodeterminación. Ole.

El Hispánico

10 comentarios:

El Cerrajero dijo...

Ojalá el Rey se ponga las pilas de verdad.

pazzi dijo...

Ahora llega el republicano tocapelotas, que soy yo.

Ya, lo que vosotros digáis, pero el que ejerce el poder es el merluzo que tenemos en la Moncloa. El de la Zarzuela el pobre, no pinta nada.

Saludos.

El_Hispanico dijo...

Sí, al igual que en Italia el que manda es Prodi y no Napolitano y en Alemania, Merkel y no el Presidente de la República Alemana.

Eso, querido Pazzi, se llama "parlamentarismo", que no tiene nada que ver con que al Jefe del Estado se le trate de "Majestad" o de "Señor Presidente".

Un saludo

pazzi dijo...

Hay diferentes tipos de república, compañero. Cada modelo tiene sus instituciones y sus personas. Veo que has entrado en mi blog para malinterpretarme, pero verás que en mi modelo de República no hay ese problema.

Teniendo los modelos que tenemos alrededor de República y viendo sus virtudes y sus fallos podemos hacer una mejor para nosotros. Ya sé que los monárquicos no queréis ver la república ni en pintura, porque en España hemos tenido dos ejemplos bastante nefastos... pero veo que el blog se denomina juancarlistas... ¿seréis felipistas si llega a reinar el futuro Felipe VI?

Saludos.

El_Hispanico dijo...

Lo de juancarlistas-no-felipistas es una leyenda urbana: los juancarlistas convencidos somos monárquicos. Aparte de nosotros, juancarlistas-monárquicos (monárquicosal fin y al cabo) están los republicanos-juancarlistas. Túa esos les preguntas por la calle si son monárquicos o republicanos y te dirán que republicanos. Pero con matices: les gusta el Rey. He ahí la diferencia.

En ese sentido, te aseguro que aquí nos reunimos monárquicos, fundamentalmente. Y que somos tan juancarlistas como felipistas o leonoristas.

chlg dijo...

y pelayistas si hace falta!!!

Pere dijo...

Claro Pazzi, si somos monárquicos
seremos Felipistas!!!

Claudedeu dijo...

Una demostración más de la necesidad de una Jefatura de Estado moderada que saque a España del abismo. Lo que hizo el Rey en Argelia merece un aplauso (y lo que hizo ZP, un abucheo... más).

El_Hispanico dijo...

Exacto, Zapatero es un republicano imbécil,pero le debe al Rey un "Gracias Majestad". En fín, manda huevos

Zapataplús!! dijo...

Pues faltaba yo: un monárquico coyuntural. Y según algunos, son (somos) los más peligrosos... en fin, Hispánico, ya me conoces ;).

Sobre el tema que planteas creo la figura del Rey está teniendo más presencia en esta legislatura por razones obvias. Sólo hay que ver al inútil que anida en la Moncloa.